Blog

October 1, 2013

Mi respuesta al Súper Intendente Delegado para la Propiedad Industrial.

_MG_3551_1

 

Buenos Aires, 26 de septiembre de 2013.

 

Señor,

José Luis Londoño Fernández.

Súper Intendente Delegado para la Propiedad Industrial.

 

En virtud de la resolución Nro. 00053907 que Usted suscribe en representación de la SIC http://www.sic.gov.co/ es mi deseo expresarle públicamente que:

 

Fui un adolescente que dio el ejemplo de no continuar los pasos de mi padre, por ello me convertí en Arquitecto, Diseñador Industrial y soy un Hombre de Paz. No hacemos apologías en mi familia, nunca las hemos hecho. Respetamos profundamente el dolor que esta historia ha causado y nos hemos propuesto aprender mucho de ella para no repetirla. Soy de hecho un crítico respetuoso del pasado de mi padre y no enarbolo ni justifico la violencia en ninguna de sus formas.

 

Su proceder del pasado 9 de septiembre me está negando deliberadamente el derecho de ser dueño, junto a mis familiares directos y como legítimos herederos, de la marca que pretende llevar por nombre el de nuestro querido padre y esposo: Pablo Emilio Escobar Gaviria.

 

Quise registrar el nombre de mi padre, con la intención de protegerlo del mal uso, de la manipulación mediática, política e histórica y del usufructo indiscriminado sin autorización de la familia. De ese nombre/marca se han nutrido ampliamente y durante décadas los grandes Medios de Comunicación y empresas de mi país inventando muy taquilleras historias, insultando a mi familia, pero sobre todo al triste pasado de un país, faltando a la verdad aunque vendiéndola como tal.

 

Es gravísimo y contradictorio el hecho de que el Estado me niegue hoy el derecho a usar el nombre de mi propio padre como marca comercial, siendo el mismo Estado quien se beneficia de ella, pues ha hecho pautas publicitarias dentro de una serie de TV que lleva como título el mismo nombre que –casualmente- me acaba de prohibir usar. Es paradójico ¿No le parece? Pero bueno, esa es una Colombia que duele ver.

 

Muchas empresas así como el propio Gobierno de Colombia han utilizado la presencia del nombre y/o la historia de mi padre para promocionar y vender sus productos, ideas y servicios por los que incluso se tributan impuestos. Esta es una pequeña lista de las instituciones y empresas que por ej. ya han pautado dentro de la serie de Caracol TV llamada “Escobar, el Patrón del Mal”:

 

  • DIAN Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales. adscrita al Ministerio de Hacienda y Crédito Público.[1]
  • “Colombia Humanitaria”, creada por el Presidente de la República el Dr. Juan Manuel Santos y compuesta por empresarios privados, el Ministerio de Hacienda y otros.[2]
  • Chevrolet, Kia, Comcel, Colgate, Ponds, Schwarzkopf, Seguros Falabella, Maggi, Farmatodo, Olimpica, El Desafío de Caracol, Yanbal, Movidol, Redu fat fast, Soñax, Pepe Ganga, Fabuloso, Gastrum, Makro, Esika, Caltrate Plus, Aeroflex Zapatos.

 

Si la marca que lleva el nombre de mi padre atentara realmente contra la moral y el orden público de Colombia según su opinión como funcionario ¿Por qué razón entonces se permite que otras marcas utilicen ese mismo nombre y esa misma historia para vender y publicitar sus productos ante millones de Colombianos? Hablando de Moral ¿Es eso aceptable a su juicio?

 

Su decisión no necesariamente estaría evitando un atropello contra la “moral colombiana” y el orden público,  sino que probablemente le estaría ampliando el abanico de negocios a las Corporaciones que controlan a los grandes medios de comunicación y al país, siendo ellos quienes más han lucrado con el nombre y la vida de mi padre sobre la base de elucubraciones. El derecho sobre esa marca nos corresponde exclusivamente a nosotros como familiares, y no a terceros que no tienen ningún vínculo con la figura de mi padre, salvo intenciones comerciales.

 

Registrar dicha marca en la categoría 41, básicamente le prohibiría a terceros hacer uso indiscriminado del nombre y de la historia de vida de Pablo Emilio Escobar Gaviria, para su uso dentro de películas para el cine, programas de televisión y toda una larga serie de negocios lícitos y además muy lucrativos.

 

Siento que la medida adoptada por Usted sería discriminatoria, toda vez que pretende fundamentar en su resolución unas aseveraciones, basadas en contenidos de Internet, de dudoso proceder, obtenidos de personas y sitios que no revisten la seriedad necesaria como para justificar la negativa ante una apelación de ese tenor presentada a una Institución de la que Ud. forma parte.

 

Me resulta ofensivo que base su decisión utilizando como único sustento probatorio un par de links y el título de un artículo escrito por un señor que dice llamarse Carlos Cabezas López en una página web de “Yahoo Voices”[3] Esto es inconcebible. No puede ser que Usted en nombre de dicho organismo de gobierno y como funcionario público utilice argumentos tan vagos como lo es la opinión de un usuario de dicho motor de búsqueda y blog, para justificar la negativa en cuestión. ¿Consideraría usted también que alcanza con citar otro link de un archivo en la web de Taringa.com[4] para sentenciar y condenar a mi extinto padre por 4000 asesinatos? ¿Basado únicamente en fragmentos de un documental aparentemente de History Channel? ¿No se le ocurrió preguntarle a las autoridades competentes por los antecedentes de mi padre?

 

Si acaso el blog del Sr. Cabezas reviste para Ud. tal importancia probatoria, me pregunto ¿Qué lo llevó entonces a utilizar en su resolución solamente el título “Pablo Escobar, el Zar de la coca”[5] para detener esa eventual afrenta futura que se le avecinaba a el país? Supongo que el resto del contenido de ese texto ¿Sería igualmente válido entonces? Pues allí se asegura también que mi padre fue por ej.: “Considerado un verdadero héroe y un ejemplo de trascendencia para las personas de origen humilde…” o “Siendo justos, no se puede decir de Pablo Escobar que fuera un criminal de la peor calaña. Todo lo contrario, Pablo era un hombre muy querido entre su gente.” “…benefactor de las clases bajas de Medellín” “Los barrios bajos de su ciudad, comenzaron a tener mejor aspecto gracias a la obra de Escobar” “Incluso toda su ciudad recuerda su plan de construcción de viviendas llamado Medellín Sin Tugurios”[6].

 

No vengo en defensa de mi padre –su muerte me lo impide pues se extinguió toda acción penal en su contra- ni es mi deber enfrentar la infinidad de acusaciones que a lo largo de su vida recibió gracias a la conveniencia política de las autoridades de la época y a la corrupción auspiciante de sus propios actos. Vengo a reclamarle por su proceder que -a mi humilde entender- sería prejuicioso y nos niega justicia, toda vez que ya dio por seguro Usted que yo utilizaría para mal esa marca en el futuro ¿Cómo pudo saber Ud. con antelación lo que pasaría? ¿Cómo se puede predecir que dicha marca se utilizará con tan innobles propósitos? Si lo único que yo hice hasta hoy en el mundo del cine, la TV, la educación y la formación, fue participar en un documental www.pecadosdemipadre.tv a cerca del perdón, la reconciliación y recuperación de los valores humanos extinguidos en una guerra que todos perdimos. El citado y galardonado Documental formó parte además de la celebración del Día Internacional de la Paz, el 23 de septiembre de 2010, por iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas ONU. ¿No le parece que si las naciones miembro hubiesen detectado la pérfida intención que hoy Usted predice me habrían invitado a participar para inspirar a otros por la Paz? Si Ud. desea ver el documental, con gusto le envío una copia a donde lo indique, para que juzgue nuevamente si sus temores de que el nombre de mi padre lo usaré para dañar al país que más quiero y por el cual soy un hombre de Paz, son o no infundados. Una marca en sí misma no es ofensiva, sino el uso que se le de y el cual es imposible predecir sin tener hechos consumados concretos que demuestren lo que usted sostiene.

 

Me veo en la obligación moral de desconocer su resolución, por su pobre  argumentación y por la ausencia de sustento legal probatorio en sus difamaciones y rimbombantes supuestos contra mi padre.  ¿No sería más bien Usted quien atenta con su comportamiento contra la moral, el honor, el buen nombre y el estado de derecho al dejar la marca en las manos de todos?

 

Entiendo la molestia que se evidencia ante la certeza judicial de que mi padre fue investigado por multiplicidad de delitos, pero al no recibir condenas, ni Usted ni nadie tiene la facultad legal para tildarlo como el autor de tantos crímenes basado exclusivamente en los apartes de un documental de una página pirata. ¿Se olvidó Usted del derecho constitucional a la presunción de la inocencia consagrado en el art. 29 de nuestra Carta Magna? Usted es libre de tener una opinión personal y execrable sobre mi padre, pero no es libre de utilizarla para ir contra los principios de la ley como funcionario público dentro de un Estado de derecho ¿O acaso Colombia no lo es?

 

No pretendo hacer creer a la humanidad que mi padre fue un santo. Públicamente dije miles de veces que no lo fue. Pero la cuestión de fondo acá radica en la legalidad, en la administración de Justicia en un Estado de Derecho que debe ser respetado, aún cuando de Pablo Escobar se tratase, pues me atengo exclusivamente a los principios jurídicos y de bien de una sociedad que debe respetar las propias reglas que dicta y no dar rienda suelta a las convicciones personales y prejuicios que los funcionarios dejan en evidencia a la hora de fallar y retorcer la ley en contra de nuestros derechos. Eso se llama denegación de justicia.

 

Usted ha manifestado a medios internacionales que nosotros no podemos disfrutar del nombre de mi padre como marca ni de los servicios asociados a él[7]. ¿Usted estaría sugiriendo entonces que el por ej. el Estado Colombiano y un medio como Caracol TV sí pueden disfrutar de esa marca y lucrarse con ella? ¿Pero no sus familiares directos?

 

Le informo que apelaré su decisión y que continuaré haciendo un buen uso del nombre de mi padre.

 

Reciba un cordial saludo de Paz y bien.

 

Respetuosamente,

 

Juan Sebastián Marroquín Santos, Arquitecto.

[1] http://www.dian.gov.co/DIAN/12SobreD.nsf/pages/Laentidad?OpenDocument

[2]http://www.colombiahumanitaria.gov.co/Paginas/QueesColombiaHumanitaria.aspx

[3] http://voices.yahoo.com/pablo-escobar-el-zar-de-la-COCa-387928.html 

[4] http://www.taringa.net/posts/videos/9425951/Pablo-escobar-documental-History-channel.html  

[5] http://voices.yahoo.com/pablo-escobar-el-zar-de-la-COCa-387928.html

[6] http://voices.yahoo.com/pablo-escobar-el-zar-de-la-COCa-387928.html 

[7] http://news.nationalpost.com/2013/09/23/pablo-escobars-family-wants-to-trademark-his-name-for-clothing-line/  “They just cannot register a criminal’s name as a brand and enjoy the services associated with it.”

8

Comentarios

  1. Sabastián,

    Disculpame por la intromisión en escribirle pues imagino cual debe ser la moléstia de que le busquén y le hagan tantas preguntas. Pero pido por favor que lea mi mensaje y si puede la conteste, sí?

    Soy brasilera, periodista y enamorada de Colombia. El año pasado vivi en el país, regresé de nuevo este año y en febrero 2014 me voy a vivir allá, junto con mi prometido que es colombiano. Estoy escribiendo un libro sobre el país, para mostrar a los brasileños (y quisiera que al mundo) todas las cosas maravillosas que el país tiene, la gente, la cultura tán hermosa… para que los brasileros vean más allá de las notícias que llegan a mí país (como debes saber, los medios de aquí solo hablan de Colômbia cuando algo malo pasa). Quisiera mostrar como el país cambió. Ya viaje por unos 10 departamentos y me encanto cada vez más.

    Como se supone que mostro el lado bueno de colombia en mi libro, NO QUIERO dejar apenas la história violenta que todos conocen de su padre. Así como muestro el otro lado de Colombia, me gustaría muchísimo mostrar el otro lado de Pablo Escobar, como padre, esposo, colombiano de buen corazón… Especialmente porque acabé de ver su documental “Los Pecados de mi Padre”, lo que realmente me impresionó mucho.

    Por eso, será que usted podría responderme, o regalarme una entrevista en skype, o cualquier otro medio que se sienta confortable?

    Un gran y cordial saludo,
    Isabella

  2. Hola Sebastian, que tal? Nos conocimos en tu oficina , fui a hacerte fotos hace ya unos años cuando presentabas tu marca. Un periodista colombiano amigo mio esta esta semana en Buenos Aires y queria entrevistarte para http://www.zonacero.info y La Otra Opinion de TELECARIBE. Si podes y tenes ganas lo organizamos donde vos te parezca. Va a estar pocos dias , eso si.
    Te mando un saludo y espero que todo vaya bien
    Leo La Valle

  3. Excelente sebastian, creo que tenes mas que razon en todo lo expuesto y sinceramente te felicito x la lucha q has emprendido para salvaguardar el honor de ty flia. Exitos! Desde paraguay

  4. Somos quienes somos en cuanto nos diferenciamos de todos los demas.

    Sinceramente, estimado, te felicito por tus palabras tanto para defender el buen nombre y honor de quien fuera en vida tu Padre, don Pablo Emilio Escobar Gaviria; como asi tambien mantener al resto de tu familia fuera de las estigmatizacion mediatica que se puede percibir con tantas historias y fantasmas creadas a su alrededor.

    Felicitaciones y cuentas con todo mi apoyo desde Buenos Aires.

    Exitos

    Javier

  5. Muy buena actitud Sebastián! Lo admiro como persona es un ejemplo a seguir. Lo queremos mucho en Paraguay! Mis respetos y saludos cordiales

  6. Hola sebastian me impresiono mucho tu historia la empese a seguir ase poco y la verdad me dejo pensando mucho en todo lo que paso y muchas dudas y me gustaria saber algo mas y conecerte espero sea posible y si no lo es saludos desde buenos aires, loma hermosa

  7. El nombre es uno de los derechos fundamentales de todos los seres humanos, es gracias a él que podemos “ser” en este mundo hijos, padres, hermano, amigo, amado u odiado. No podriamos amar a quien no nombramos como tampoco podríamos pedirle a quien no nombramos. No fue sino a través del nombre que su padre se inmortalizó en la historia como cada uno de los personajes que son, al igual que Pablo Escobar, lo que hicieron en este mundo pero a la vez en el tiempo son un nombre.

    Hay nombres que causan dolor, otros alegría o esperanza y eso no es más que el conjunto de sensaciones de puro tenor personal que los mismos causan a cada uno que los recuerda o los nombra. Yo imagino que el nombre de Pablo Escobar a ud. le genera un inmenso sentimiento de amor porque fue lo que su padre sembró en usted, como tambien a otros o a muchos les causará dolor.

    Vuelva a sus orígenes, vuelva a llevar en alto el apellido de su padre. Es que siendo Sebastian Marroquin está Ud. perdiendo el derecho de ser hijo y ese es un derecho inalienable. Repudio al igual que Ud. todo acto de violencia pero me solidarizo como simple ciudadano de este mundo y admirador de la historia de los grandes y controvertidos personajes de nuestro basto mundo para que vuelva a ser quein es usted, recupere por la memoria de lo que el significó para ustedes el apellido de su padre. Lleveló con orgullo que el único “pecado” que ha cometido Ud. fue nacer del amor de dos personas. Hecho esto reclame por la empresa, antes no tiene sentido para mi.

    Mis respetos y admiración a los incorrompibles.

  8. Sebastian,

    Como estas? Entre en tu blog de curiosidad, y me encontre con este articulo que la verdad me sorprendio.
    No me habia puesto a pensar la exposicion de la marca, y la verdad me parece muy injusto para tu familia.
    Mas alla de todo, me imagino a la situacion en la que te expone como familiar directo ver manejado el nombre de tu padre y es inevitable no ponerme en tu lugar.
    Llevas muy bien el dialogo y la verdad que por todo lo que pasaste, me asombra como seguiste.
    En fin, te mando un abrazo y segui haciendo la tuya que la haces bien!

    Saludos desde Buenos Aires!

    Federico.

Comentar